Aenean ligula mol stie viver
mayo 4, 2014
Comprometidos con el turismo sostenible
mayo 30, 2018

Mis vacaciones en Cuba con viajes Almar

Son muchas las cosas que podría expresar de nuestra estancia en Cuba, aunque es lógico que no bastan 7 días para conocer a fondo la cotidianidad de un lugar, mucho menos de un país que ha pasado por tanto y tanto durante el bagaje de su historia.

Pero destaco de nuestro viaje, el contraste histórico que me dejó entrever su arquitectura. La Habana por ejemplo, es una ciudad que parece detenida en el tiempo… Sentí en sus calles el eco de negros carruajes coloniales tirados por caballos, tripulados por portentosos señores, de aperados atuendos del siglo XVII, gamonales de sendas porciones de tierras, donde sus esclavos trabajaban hasta morir de cansancio. Una ciudad llena de contrastes, donde estriban la opulencia y la pobreza material de la gran mayoría. Pero, una ciudad con un inmenso legado histórico, donde convergen los tiempos de la conquista española, la época de las colonias europeas y el demarcado paso de la revolución castrista.

Visitar Cuba, es como viajar en una maquina del tiempo al pasado, es como conocer una ciudad con grandes matices europeos, sorprendente en el día y romántica en la noche…

Son muchos los aspectos que disfrutamos como, por ejemplo, sus muchos lugares repletos de arte, pinturas, artesanías, sus museos y lugares conmemorativos o históricos, el son cubano en “la bodeguita del medio” y los refrescantes mojitos, infaltables para mitigar el calor y el bochorno de la isla.

Disfrutamos momentos inolvidables, especialmente al lado de mi esposa y amigos, era el gran objetivo de nuestro viaje y lo logramos con creces, pues en todo momento, me sentí personalmente, como aquel niño pueblerino, que es llevado por primera vez, a contemplar con asombro, los embelecos de la gran ciudad.

Tuve también algunos momentos de reflexión acerca de aquella vida dentro del comunismo y pude apreciar grandes diferencias con mi vivencia en mi patria amada Colombia. Y es que en verdad son muchas las diferencias. No quiero enfatizar, ni desprestigiar, lo que no me corresponde, ni cambiar el orden natural de las cosas, pero si creo que es justo manifestar que me siento bien y de alguna forma seguro, al saber que en mi país prima la democracia y el capitalismo como sistema económico, porque aun con sus extremos y fallas, lo sigo considerando como la forma más inteligente para el devenir de los pueblos. Un sistema que te permite expresar tu voluntad y de organizarte para buscar las sendas del progreso, me parece justo. Un sistema que te permite luchar para mejorar tu calidad de vida, me parece ideal. Me parece que el socialismo tiene en el fondo, ideales demasiados virtuosos, para ser practicado y vivenciado por los seres humanos.

Baso mi filosofía en la consigna de que el ser humano es la más inconforme de las especies, y aunque somos iguales ante el derecho humanitario internacional, los seres humanos somos todos diferentes, y creo que a todos nos gusta vivir esa diferencia. Querer asumir de que todos somos iguales, como abejas de una colmena, sería un craso error.

Pero bueno, no soy quien para decir que es mejor o peor, pero que bien se siente al regresar uno a su tierra, a su cultura con el grato recuerdo de que se conoció otra latitud de la tierra, repleta de historia, de gente linda, que a pesar de sus dificultades siempre te brindan una cálida sonrisa, un cordial saludo, y el respeto constante porque eres un visitante de su terruño.

Si realizara una pintura de mi viaje, yo pintaría un contraste entre la riqueza espiritual y la pobreza material de una raza altiva, que no se deja marchitar por la escasez y que prosigue su lucha por sobrevivir y prosperar, sobre la faz del planeta.

Por: Freider León Restrepo S.
Diseñador Gráfico
Cel.320 768 1711


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *